• 13/06/2021 7:03 PM

Reto: convivir en pareja 24 horas por la pandemia

Reto: convivir en pareja 24 horas por la pandemia

Reto: convivir en pareja 24 horas por la pandemia

¡Quedarse en casa! Una premisa que empezamos a escuchar desde hace unos meses atrás y que nos invitaba a mantenernos en resguardo en nuestros hogares, y así pasamos de estar la mayor parte de nuestro tiempo en la calle (ya sea por trabajo, estudio o simplemente teniendo la oportunidad de salir a pasear y despejar la mente) a estar en casa, sin saber cómo estar tanto tiempo entre cuatro paredes. Esta petición que era necesaria para nuestro bienestar físico, se convirtió en un reto para nuestro bienestar emocional y de pareja.  

Todos estos cambios obligaron a las personas a estar juntos, una convivencia forzada para la que nadie estaba preparado, y esta palabra “forzada” es muy importante porque es la razón por lo que se incrementaron los conflictos y diferencias entre las parejas. 

Esta nueva rutina parece un tanto difícil para muchos, los cuales se ven invadidos por sentimientos de angustia y desesperación, al no tener certeza de lo que pasará, aumentando de esta manera los síntomas de depresión y ansiedad en la población.

Los seres humanos no están acostumbrados a que se le impongan las cosas, necesitan saber que pueden decidir y tomar el control de sus vidas, además, a esto se le agrega que la mayoría de las parejas no sabían lo que era estar conviviendo al 100 %, así que les tocó improvisar. 

Entonces, mientras más se acortaba la libertad, aumentaba la frustración, era como estar en un lugar desconocido sin guía, en la búsqueda de cómo sobrellevar las cosas en la casa, pero ahora todo era nuevo, llegó el momento de compartirlo todo, lo que se convirtió para muchos en la pérdida de espacio íntimo, y muchas dirán ¿Y el amor? Pero esto no se trata de amor, se trata de tener herramientas para afrontar este nuevo reto juntos. 

Muchas personas conocieron aspectos de sus parejas que resultaban irritantes, o desesperantes, probablemente, aspectos que siempre han existido pero que en este momento resultan muy llamativos, ya sea por la falta de paciencia, por ansiedad o por la frustración a raíz de lo que estamos atravesando como sociedad.  

Cuando las relaciones inician todo resulta muy bonito, no estamos tan pendientes de esas características que pueden molestarnos, pero, con la pandemia y el llamado a estar en casa, resultó necesario mirar a nuestra pareja e iniciar un camino de adaptación y aceptación por el bien de la relación. 

Afrontar para avanzar  

En esta pandemia, son muchos los que han decidido no continuar en una relación y a otros les ha pasado la idea por la mente, por lo menos, una vez; lo que sí es claro es que esta convivencia obligatoria puso en la mira los conflictos de muchas parejas. 

Más allá de ver todo esto como lo peor que nos ha pasado, mi invitación es que lo vean como una oportunidad para arreglar esas molestias que probablemente existían y las que surgieron ahora.  Hay parejas que han logrado llevar este tiempo en calma, con buena convivencia y, si ellos pueden, entonces, es posible hacerlo. Esta es una buena forma de iniciar, chequear las cosas que les han funcionado a otros, siempre recordando que cada pareja es única y que lo mejor es hacer estos cambios en conjunto. 

Lo primero es entender que tenemos que cuidar nuestros impulsos, no podemos dejarnos llevar por las emociones, si esto pasara, sería siempre un caos, tenemos que aprender a gestionarlas de una manera más sana. Las emociones son naturales y automáticas, no podemos simplemente decidir sentir de una u otra manera, pero sí podemos decidir qué hacemos con eso que sentimos; tenemos que entender que el otro no sabe lo que nos pasa, la única forma es aprender a comunicarnos de manera asertiva.   

Después de tantos días juntos, es posible que no tengan temas de qué conversar, pero es importante que busquen su espacio individual para hacer sus cosas (trabajar, estudiar, etc.), no pueden pretender estar siempre juntos, hay que crear espacios, respetar el tiempo del otro y dejar que el otro haga sus actividades sin irrespetar ese momento. Este tiempo es necesario, no podemos olvidarnos de nosotros mismos. 

En este tiempo que ahora nos vamos a regalar, te invito a que busques algo que te apasione, alguna actividad que hayas abandonado y que en este momento se puede convertir en gran aliado, también puede ser algo nuevo que decidas probar, no solo se trata de encontrar un hobby, sino más bien buscar algo que realmente te apasione, que te permita explorar nuevas cosas de tu vida, que disfrutes y con el que puedas encontrar tranquilidad.

Nos toca aprender nuevas cosas y, por ende, nos toca redescubrirnos como pareja, no olvidar las cosas que nos hacen estar juntos, esas que nos enamoraron al principio de la relación y que ahora tenemos un poco olvidadas, busca nuevas forma de hacer las cosas en la casa. Sean creativos en su convivencia, siempre hay cosas nuevas o diferentes que se pueden hacer para mantener la llama de la relación viva.

Psic. Carbelis Pandares – Tymos Psicología – Salud Mental