• 05/01/2021 8:53 PM
La mente: ¿Aliada o enemiga?

La mente

¿Aliada o enemiga?

Nuestra mente es ese fenómeno humano que crea cada uno de nuestros pensamientos. Aquella que nos permite crear, aprender, percibir y entender nuestro entorno, es donde el ser humano desarrolla todas sus capacidades, aparece como consecuencia del funcionamiento del cerebro, encargándose de procesar toda la información que recibimos del entorno, responder a ello y crear nuestra conducta.

Existen muchas teorías que pueden definirla, pero el Doctor Clark nos habla de que no solo está dentro de nosotros sino también está por fuera, pues trasciende las barreras de la piel y gran parte de lo que hoy somos capaces de hacer traspasa las barreras del cráneo, no podremos decir que el cerebro es lo mismo que la mente: son totalmente diferentes ya que según HIPÓCRATES el cerebro era el asiento de la mente, la mente es reconocida como lo intangible y el cerebro como tangible por eso es un órgano formado por millones de neuronas que nos permiten crear esos pensamientos que son depositados en nuestra mente.

Para algunos, el poder de la mente no es tan importante, creen que con sólo accionar lograrán sus objetivos, sin pensar ni siquiera cómo hacerlo, pero, al girar la moneda, está el otro grupo de personas que ven la mente como un todo, como esa que atraerá a nuestras vidas todo lo bueno, momentos agradables, gratificantes y reales, pues somos lo que atraemos y cómo lo atraemos. Cada uno de nosotros se encarga de crear la vida que tiene y tendrá; por eso, la mente puede volverse tu aliada o tu enemiga. Ahora, responderemos por qué.

La mente ¿Aliada o enemiga?

Porque si depositas la mente la creencia de que no puedes, efectivamente, te dirá “no, no puedes”; en cambio, si no la limitas, la alimentas en positivo y – además –  con la creencia que lo lograrás, ella lo hará contigo, bien dicen que somos lo que pensamos. Algo muy común es que se vuelva tu enemiga cuando miras a través del espejo social, sí, ese que te hace actuar y hacer lo que a la sociedad le parece, perdiendo tu identidad y creatividad. Cuando es tu aliada, es el momento en el que tus creencias te hacen ver lo posible entre lo imposible e invisible.

El reconocido psicólogo Sigmund Freud divide nuestra mente en tres elementos conocidos como el consciente, o también llamada mente racionalque, como lo indica su nombre, nos permite hablar y pensar de forma racional; el inconsciente, donde se guardan todos los recuerdos y pensamientos que están fuera de nuestro conocimiento, pero que influyen en nuestro comportamiento, y, por último, el subconsciente o preconsciente, que abarca todos los recuerdos que no quedan guardados en nuestra memoria, pues no somos conscientes de esa información pero en algún momento podemos recuperarla y hacerla parte de nuestra consciencia.

¿Confirma tu mente lo que piensas?

Sí, ella determina tu estado de ánimo, así que, te tengo noticias: comienza el día con una sonrisa, agradece por todo, vístete para ti y para la vida, tu mente será tu aliada mientras enfrentas cada problema con la mejor actitud; por el contrario, si despiertas  con rabia, tristeza, ira y mucho dolor eso destellarás al mundo, te volverás enemigo de todo y tu mente trabajará sobre esa energía negativa.

Te invito, desde ya, a pintar el mejor cuadro de tu vida con los más bellos colores, tal como quieras y desees ver florecer tus días: si lo dibujas en tu mente y corazón, solo te quedará accionar para lograrlo, no le des tiempo a tu mente para pensar en cosas negativas, en lo imposible, no permitas que ninguna energía negativa fluya sobre ella.

¿Cómo hacer de tu mente una aliada?

  • Busca siempre el lado positivo de la vida, asocia siempre episodios positivos, no importa qué problemas tengas, recuerda que la mente trabaja con neuroasociaciones, enfoca tus pensamientos sobre cada solución, no sobre el problema
  • No te vuelvas una víctima y deja de echarle la culpa a los demás de tus fracasos
  • Adáptate al entorno, recuerda que somos seres emocionales
  • Sé inteligente y moldea cada entorno a tu favor
  • Libérate del pensamiento quejumbroso y negativo, eso no te ayuda a liberar obstáculos

Texto: Fabiola Pérez