• 06/01/2021 9:48 PM

La conquista de tu sueño es un camino, no un pedestal

La conquista de tu sueño es un camino, no un pedestal

La conquista de tu sueño es un camino, no un pedestal

Es muy probable que, en tu película favorita, los protagonistas pasen por infinidad de circunstancias a lo largo de la trama, pero, pese a todas estas dificultades que se presentan, logran conseguir la felicidad plena ¿Se te ocurre alguna? Como emprendedores, en ocasiones pasamos la vida anhelando una historia de película en la que de manera mágica, quedamos congelados en sonrisas que le dan fin a nuestros constantes retos.

¿Pero, qué hay de la vida real? Cuando nos atrevemos a caminar en pro de un sueño, entendemos que el esfuerzo es fundamental en todo el proceso, así que comienzas a mirar desde otro punto de vista el trabajo y ya no se trata de trabajar para sudar sino de esforzarse para conquistar.

Si pudieses evaluarte con respecto a toda la teoría que ahora sabes, seguramente salgas aprobado, pero, si te preguntara cuántas cosas de eso que ahora conoces haz puesto en práctica, es muy probable que puedas elegir solo algunas; esto pasa porque la emoción  nos lleva a investigar y a querer conocer sobre temas que influyen en nuestros planes, pero, cuando corresponde dar el siguiente paso que consiste en poner en marcha todo lo aprendido, son muy pocos quienes suelen decir “presente”.

El cumplimiento de tu sueño no implica tres pasos que debes seguir para llegar a un pedestal, es un camino que necesitas transitar y que demanda de ti carácter para permanecer pese a cualquier circunstancia…

 

Quiero regalarte tres herramientas que puedes incluir en tu equipaje y que te permitirán valorar mucho más el camino que estás transitando:

Esfuerzo

Cuando ignoras cuál es tu meta, comienzas a tomar atajos que, poco a poco, te llevan al lugar incorrecto. El trabajo enfocado siempre te dará la posibilidad de poder encontrarte con personas, situaciones o momentos que te permitan escalar y llegar al punto que tanto anhelas.

Paciencia

Cuando nos llenamos de motivos innecesarios, solemos caminar apresurados en busca de obtener resultados inmediatos que nos llenen de satisfacción, pero, cuando no lo conseguimos, solemos desmotivarnos e incluso abandonamos nuestro enfoque por causa de que no supimos esperar.

Las semillas suelen mantenerse inactivas hasta que las condiciones para germinar sean apropiadas; mientras, necesitamos hacer lo que es necesario, proveer de agua y velar para que su proceso sea el indicado. Esperar de la manera correcta te permitirá disfrutar aún más el camino.

Fe

Existe un plus dentro del esfuerzo que puede marcar la diferencia y que te permitirá reponer energía cuando sea necesario, sí, la fe dentro de su amplitud de beneficios te ayudará a caminar aun cuando no veas la meta.

Todo lo que una persona experimenta es gracias a la fe, tanto lo positivo como lo negativo, porque no puede existir experiencia material sin una creencia que la genere, obviamente el reto está en creer en lo nuevo, en aquello que no se ha tenido, eso es lo emocionante del juego de la vida, una persona que es capaz de sostener una nueva idea a través del trabajo concentrado debe llegar a la fe.

Si por alguna razón te habías quedado paralizado creyendo que el camino que ahora transitamos es en vano, hoy quiero decirte que no lo es: hay un premio diario para quienes se atreven a caminar en la conquista de sus sueños, y no es más que la posibilidad de poder inspirar a quienes por alguna razón habían abandonado su trayecto creyendo que no existían posibilidades de levantarse. Enfoca tu esfuerzo y no abandones el camino porque sin duda a la meta llegarás.

Texto y foto: Andri Vicent – HandsVzla

Fotógrafo – redactor creativo – estratega de contenidos digitales