• 09/01/2021 2:51 PM

Formación para incrementar la productividad en la pandemia

Formación para incrementar la productividad en la pandemia

La inesperada realidad a la que nos enfrentamos las organizaciones

La Formación para incrementar la productividad en la pandemia nos indica que en nuestros países de América Latina comenzaron los confinamientos preventivos, decretos de emergencia desde los gobiernos nacionales y locales, desde donde se dictaron las normas de protocolo de bioseguridad para atenuar los efectos del Covid-19, una enfermedad que ya había causado varios muertos en otros continentes como el asiático (según las informaciones que se manejan el virus comenzó en la ciudad de Wuhan, en China), en Europa (donde los casos más alarmantes se observaban en países como Italia y España) así como en Estados Unidos de América, el cual hasta el momento es el país con mayor número de casos y fallecidos.

Nadie podía presagiar que una tragedia de tal magnitud generaría un caos en el ámbito económico de tanto impacto; ni en los peores escenarios que pudieron haberse asumido las organizaciones de cualquier tamaño o magnitud, a finales del año pasado, en relación a las planeaciones y estrategias que fueron diseñadas para enfrentar al nuevo año 2020. Más de una persona hablaba del Veinte-Veinte como un gran año. Por lo que esa cifra generaba a nivel auditivo y gráfico en la mente de la humanidad.

El virus que nos sorprendió y “encerró”

Lo cierto es que nos ha afectado a todos y la pandemia dejó graves consecuencias en el aspecto económico: pérdida de empleos, cierre de negocios, caída de los indicadores macroeconómicos y desde el punto de vista personal. Se instauró el teletrabajo, donde los colaboradores desde sus casas, hacen la rutina diaria de sus trabajos a través de la conexión por Internet; las clases virtuales para los niños; y además se aplicó un confinamiento obligatorio para salir de compras en algunos días específicos de la semana, donde es obligatorio el uso del tapabocas y materiales de desinfección a la entrada de aquellos negocios autorizados, vendedores de rubros específicos tales como alimentos y medicinas, empresas del sector salud, y otras.

Desde el punto de vista educativo y cultual, como señalamos anteriormente, también ha habido consecuencias: se acabaron las reuniones y actividades del tipo presencial, el cierre de los colegios, los templos religiosos, los teatros, los cines; por el riesgo que conlleva una posible infección de una persona a otra. Debido a esto, nos hemos visto en la necesidad de generar actividades desde el hogar, a través del Internet.

Formación para incrementar la productividad en la pandemia

Un escenario para el que nadie definitivamente estaba preparado y que ha generado, aparte de los casos por infección del coronavirus, síntomas de ansiedad por el tiempo encerrado en sus casas, un considerable aumento del desempleo, en fin, un caos a nivel económico nunca esperado.

Asimismo, existen también algunas empresas que se han beneficiado económicamente. Como es el caso de las empresas de telecomunicaciones, que han elevado su cuota en el valor de sus acciones pues la demanda de sus servicios ha aumentado durante este período, por cuanto desde casa nos hemos visto en la necesidad, por un lado, en el caso de Netflix, de tener mayor espacio de tiempo para el entretenimiento en el hogar y desde el punto de vista empresarial en el caso de Zoom, para realizar a través de estas plataformas video llamadas, webinar y conferencias. De igual forma, las plataformas de ventas a domicilio, como por ejemplo Rapid; se han visto beneficiadas para el traslado de los productos necesarios a nuestras casas (alimentos, medicinas, comidas).

La formación en tiempos de post-pandemia

Volviendo al tema educativo, específicamente en el área que nos compete como Formadores, trainers y docentes, se ha logrado demostrar cómo aquellas empresas que hasta el año pasado invertían recursos importantes dentro de su presupuesto para la capacitación de sus líderes y colaboradores, en el desarrollo de habilidades y obtención de  conocimientos, así como en el área tecnológica; en cierta forma han sido las menos afectadas y han logrado llevar adelante con un adecuado porcentaje de éxito, sus tareas habituales diarias y por lo tanto, han podido sobrevivir ante este caos tan inesperado.

Se ha podido comprobar en estos momentos de crisis lo importante que es no caer en la cotidianidad, aceptar que los cambios siempre van a estar presentes y lo fácil que es perderse en ese torbellino constante de actividades urgentes que deben ser atendidas y que nos hacen perder el enfoque. Para retomar el control, ejecutar en forma efectiva y alcanzar los resultados de negocio, es necesario salir de lo urgente y enfocarse en lo importante.

Formación para incrementar la productividad en la pandemia

Entonces, no hay duda alguna de que las organizaciones, ante esta nefasta realidad, comprendan de una vez por todas que, para lograr de manera efectiva los mejores resultados, es fundamental contar con los mejores equipos entrenados y actualizados en consonancia con las nuevas tendencias y que los cambios han llegado para quedarse.

Solo aquellas empresas, instituciones y los individuos que lo hayan comprendido serán los que en el futuro cercano llevaran la delantera. Ya no serán los peces grandes que se coman a los pequeños, sino aquellos que más rápidamente se responsabilicen y tomen en serio la gestión del conocimiento, la formación como una parte importante en la obtención del aprendizaje, el mejoramiento continuo y una actitud positiva ante estos nuevos desafíos a los que tendremos que enfrentar, serán quienes se mantendrán vivos y en constante crecimiento, cada día mejor preparados y organizaciones altamente efectivas.

Es cierto que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados y que es muy necesaria en los contextos de aprendizaje en la actualidad, sin descuidar al elemento humano. Aprovechar esta contingencia y hacerlo más poderoso en el contexto de la toma de decisiones a través de una mejor preparación y desarrollo. En las organizaciones del presente y del futuro, el ser humano a través de su mente, cuerpo, alma y corazón, es y seguirá siendo la clave para la obtención de los mejores beneficios, aún mayores que los de tiempos pasados.

Texto y foto: Augusto Oliveira