• 25/07/2021 1:56 PM
El 2020 nos trae un ciberapóstol en los altares

El 2020 nos trae un ciberapóstol en los altares

Este sábado 10 de octubre será beatificado en el santuario de Asís, Italia,  el beato Carlo Acutis, quien vivió con la ayuda de la oración a Jesús Eucaristía y la devoción del Santo Rosario, dos pilares fundamentales para vivir la fe cristiana. Abriéndose el camino de la santidad, se ganó el cielo.

Acutis nació en Londres el 3 de mayo de 1991. Luego, es llevado por sus padres, Andrea Acutis y Antonia Salzano, a Milán, Italia, en donde vivió hasta sus 15 años. Dedicó tiempo a sus estudios, a la oración, al Santo Rosario, la adoración a la Eucaristía y a vivir su pasión de evangelizar por medio del mundo de la Web.

Es hermoso ver cómo conjugó su devoción a la Eucaristía con la pasión por las nuevas tecnologías, tanto así que fue capaz de abrazar los dos campos diseñando y difundiendo los milagros eucarísticos en el mundo.

El adolescente que usó la web para el bien

A veces, podemos condenar las nuevas tecnologías porque ofrecen contenidos que pervierten la moral y las buenas costumbres, pero, el problema no está en el canal de difusión sino en las personas que utilizan en Internet para la cumplir su cometido.

A veces, ni el mismo creador de los contenidos es capaz de captar todo el mal que le puede hacer a parte de la sociedad, sobre todo, a quienes son más vulnerables.

La fusión de la tecnología con el catolicismo  y la beatificación de Carlos nos hace comprender que la santidad la podemos vivir en cualquier parte y realizando cualquier trabajo. Lo que importa es hacerlo con el corazón, para la gloria de Dios y el bien de las personas.

Este jovencito apasionado por la web buscó un excelente canal de evangelización para mostrar al mundo la grandeza de los milagros eucarísticos y la presencia viva de nuestro Señor Jesucristo en el mundo a quien él mismo llamó “autopista al cielo”.

Además, realizaba actividades que llenaban de alegría su alma como repartir alimentos a los necesitados sin hogar, en las calles; era voluntario de comedores sociales y visitaba las iglesias de los lugares que conocía.

Catequista virtual y experto programador

Acutis era también catequista tanto presencial como virtual. Su pasión por transmitir la fe nos hace reaccionar a quienes somos ministros del Señor y a los catequistas, pues, a pesar de los días en cuarentena, debemos cumplir con nuestra misión de enseñar el Magisterio de la Iglesia a quienes se preparan para su primer encuentro con Jesús eucaristía, recibir la confirmación, casarse, o, simplemente, a quienes desean conocer o profundizar en estas  enseñanzas.

El beato programador falleció el 12 de octubre de 2006 en el hospital San Gerardo en Monza, Italia, por una leucemia mieloide crónica. Quince años fueron suficientes para para vivir en plenitud su amor a Jesús en la Eucaristía,  a la Iglesia Católica, a la santísima Virgen María, al Papa y a los más necesitados.

Intercesor por la sanación de un niño

El milagro atribuido a la intercesión Carlos es la sanación de un niño de nacionalidad brasileña, quien padecía una rara anomalía de páncreas que la ciencia había diagnosticado como enfermedad terminal.

Su cuerpo, que está en el santuario de Asís, conserva todos los órganos, ha sido embalsamado y reconstruido el rostro con una máscara de silicona. Está vestido con pantalones jeans, calzado deportivos y sudadera. Se ve como un adolescente contemporáneo que vivió con alegría y devoción .

El papa Francisco ha indicado que Acutis es un ejemplo para que todos los jóvenes usen debidamente los medios de comunicación. Este sábado, tendremos en los altares a un jovencito para seguir como ejemplo y pedirle mediación por nuestras intenciones: un beato que usaba redes sociales, en zapatos de goma.

Texto: Pbro. Jesús Salvador Lárez Rodríguez – Sacerdote y Comunicador Social

Foto: Vatican News