• 06/01/2021 8:40 PM
Depresión y ansiedad por la pandemia: ¿Cómo afrontarlas?

Depresión y ansiedad por la pandemia: ¿Cómo afrontarlas?

En enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hablaba de una nueva enfermedad: el coronavirus, que podría llegar a tener un impacto mundial, y vaya que lo tuvo, no solo por los efectos propios de la enfermedad, sino también por lo que eso implicó; verse obligado a guardar confinamiento durante un tiempo indefinido generó un desajuste en la sociedad.

Desajuste que no solo afectaría lo social sino también lo personal, ya que, llegó en un momento en el cual íbamos tan acelerados que nos costaba detenernos a mirar al otro y, peor aún, no nos deteníamos a pensar o conectar con nuestras propias necesidades, solo actuábamos según las demandas del día a día.

Los estragos de esta pandemia afectaron a todos por igual, obligados a cambiar la rutina, a tener una convivencia forzada y tener inevitablemente que mirarnos a nosotros mismos. Mirar más allá de lo obvio y convivir con nuestras luces y sombras, labor que para muchos ha sido realmente un reto, ya que no habíamos tenido el tiempo para hacerlo y resulta que ahora nos sobra el tiempo y no sabemos qué hacer con él.

Foto: Ambientum

La nueva rutina genera depresión y ansiedad

Esta nueva rutina parece un tanto difícil para muchos, los cuales se ven invadidos por sentimientos de angustia y desesperación, al no tener certeza de lo que pasará, aumentando de esta manera los síntomas de depresión y ansiedad en la población.

Hoy en día, pensar en cómo eran las cosas hace unos meses atrás puede resultar un tanto difícil, es inevitable no pensar en el tapabocas, que ya se convirtió en una prenda obligatoria, o pensar simplemente en el saludo, que se convirtió en uno diferente, algo distante pero sin ausencia de cariño; nos ha tocado reinventarnos hasta en eso, en nuestra forma de saludar y en nuestra forma de hacer las cosas, quizás nos toca reinventarnos en nuestras vidas.

La resiliencia es el mejor amuleto en Venezuela

Durante meses, de lo que más  se habla es de la pandemia y de los cambios que llegaron con ella, sin embargo, la vida no se detiene y nos toca continuar, pero, hacerlo en una sociedad como Venezuela le agrega otro nivel de dificultad a todo, ya que no se trata solo de evitar el contagio o lidiar con el temor y la angustia de contagiarse o de contagiar a nuestros seres queridos, sino también se trata de sobrellevar todas las adversidades que se presentan.

Muchas personas se sienten abatidas y con gran cansancio físico y mental; todos los días representan un reto, todo esto hace cada vez más difícil ser resilientes y sobreponerse ante las adversidades.

Resulta que, ser resiliente es nuestra mejor opción, es nuestro mejor amuleto y es una apuesta segura para poder avanzar, salir adelante y manejar las adversidades con fortaleza y valentía, logrando así obtener el aprendizaje que cada situación nos brinde y de esta manera no dejar atrás nuestros sueños y metas, que son los que hacen que sigamos intentándolo cada día, buscando siempre motivos para continuar.

Valora lo importante y deshazte de lo inútil

Es difícil encontrar la calma en medio del caos, pero es justo en el caos en donde se aprecia más la belleza y la grandeza de las pequeñas cosas, es aquí donde valoramos lo realmente importante y dejamos a un lado todo aquello que no aligere nuestro viaje. Aprende a valorar las cosas que realmente importan para que puedas liberarte de lo que ya no es útil para ti, pensamientos o patrones que nos hacen daño y no nos dejan crecer ni avanzar.

 

Para algunos, crisis es igual a caos porque eso es lo que genera en sus vidas, es lo que atraen. Para otros, y creo que son muy pocos, la palabra crisis es sinónimo de oportunidad, pero ¿cuál sería la diferencia entre ambas, ya que unos utilizan la palabra GRACIAS independientemente de las situaciones, entendiendo que estas llegan para enseñarnos?

 

No existen remedios rápidos ni formula mágicas para saber cómo aligerar nuestras cargas, todos somos seres únicos e individuales y como tales tenemos códigos diferentes, por lo que no nos importan las mismas cosas, así que, es tu momento para descubrir esas pequeñas cosas que te dan felicidad y te brindan montemos de paz y bienestar, sin embargo, siempre encontraras opciones que puedes empezar a probar e ir descubriendo que cosas te ayudan a sentirte mejor.

Intenta crear nuevas rutinas, adaptándote a lo que está sucediendo a tu alrededor, no podemos negar que las cosas cambiaron y nos toca avanzar con ellas, generar rutinas nuevas le permitirá a tu cerebro encontrar organización y estructura, lo que te brindará mayor equilibrio. No te olvides de hacer ejercicios o leer materiales de calidad y, por último, intenta hacer de tu hogar un espacio tranquilo y reconfortante en donde puedas regalarte momentos de paz.

Psic. Carbelis Pandares – Tymos Psicología – Salud Mental

Imagen principal: Infoenlace