• 27/02/2021 1:08 PM

 

Deportistas son el salvavidas de una frágil Venezuela

Incluso en este convulso 2020 el deporte no ha dejado de ser noticia.

La conexión del fanático con sus atletas no se debilitó ni siquiera en esos meses (marzo-junio) en los que no hubo acción en ningún terreno. Por el contrario, fueron días de mucha retrospectiva y quedó claro que el deporte es más que resultados en un marcador o trofeos en un estante. El deporte es vida, motivación y esperanza.

Prueba de ello son los miles de donativos e iniciativas benéficas que emprendieron centenares de atletas para ayudar a sus comunidades en medio de la lucha contra el Covid-19. Finalmente se comprobó que la calidad de un atleta se mide también por lo que hace fuera de juego.

En Venezuela han sido varios los peloteros de MLB que se han dedicado a contrarrestar los efectos de la pandemia con grandes donativos de comida e insumos médicos. Los medios han reseñado esos aportes, pero a esas líneas se les ha escapado un detalle: tal solidaridad va más allá de la coyuntura.

En el caso particular del béisbol, muchos peloteros venezolanos están acostumbrados a asistir constantemente a las comunidades que los vieron crecer y con los años convertido en una especie de ángel guardián en medio de la grave crisis socioeconómica que azota a Venezuela.

Ahora mismo la fundación del maracayero Miguel Cabrera (Miggy Foundation) se mantiene activa ayudando a las familias afectadas por el desbordamiento del Río El Limón, al noreste del estado Aragua, ocurrido el pasado miércoles nueve de septiembre.

El orgullo de Maracay ha dicho presente una vez más para apoyar a su gente, ese pueblo que lo  presume con tanto orgullo por ser el mejor pelotero venezolano que ha visto acción en MLB. Porque no hay río capaz de romper ese vínculo.

Cabrera, que actualmente disputa su temporada número 18 en MLB, envío alimentos, productos de higiene personal, colchonetas y agua potable para asistir a las familias que quedaron damnificadas. Desde el día jueves la fundación de Miggy, en alianza con otras organizaciones, ha participado también en las labores de asistencia humanitaria.

Por su parte, el bigleaguer Eduardo Escobar, también benefactor constante de Aragua, coordinó la entrega de 1000 desayunos para los afectados y todos quienes participan en las labores de asistencia.

Su ayuda se agradece, pero no sorprende. Ellos siempre están atentos a las necesidades de su gente.

Hace algunos meses dirigieron, junto a José Altuve, la donación de varias toneladas de comida para las comunidades de La Pica, La Pedrera, Los Hornos, Palo Negro y Santa Ana. Todo esto para intentar ayudar a las familias que no han podido trabajar normalmente debido al confinamiento ordenado por el Ejecutivo ante la pandemia.

Video: Miggy Foundation

Muchos nombres, un mismo objetivo: ayudar a Venezuela

Más allá de Cabrera, Escobar o Altuve son muchos los criollos que han visto acción en Grandes Ligas, se han convertido en ídolos para el país y fuera de los terrenos han intentado hacer la diferencia, ayudar a sus comunidades y mantener viva la práctica del beisbol en esta pequeña cuna de peloteros.

Bien son conocidas las labores sociales de Carlos Carrasco, Carlos González, Gerardo Parra, Marwin González, Elvis Andrus e incluso el retirado Johan Santana, que hizo de su premio Cy Young un evento que desde hace más de una década regala sonrisas en Tovar.

Son oxígeno y esperanza para el pueblo venezolano, especialmente para los niños. De hecho, han sido ellos quienes en los últimos años han financiado los viajes para los niños que participan en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas, agilizando los trámites y pagando las visas y los pasajes.

Rougned Odor, Jhoulys Chacín, Carlos González y el propio Cabrera se han turnado para mantener a flote el sueño de esos pequeños al menos en los últimos cuatro años. Y esa es apenas una de las muchas iniciativas que han desarrollado en función de una misma misión: mantener vivo el amor por el deporte en un país donde el conflicto político acapara todos los reflectores.

Texto: Yelimar Requena PalmaPeriodista deportiva

Foto: LasMayores.com